Cada año, Caballeros, Damas y Voluntarios acompañan y atienden las necesidades espirituales de las personas que, debido a la imposibilidad de trasladarse por sus propios medios al Santuario, a visitar a la Virgen, son llevadas por esta Asociación. Así los enfermos participan en una jornada de oración y encuentro fraterno.