La Soberana Orden de Malta es una de las instituciones más antiguas de la civilización occidental y cristiana.

La Orden de Malta ha sido una orden religiosa desde 1113, año en fue reconocida por el Papa Pascual II. Está vinculada a la Santa Sede, pero al mismo tiempo es independiente como soberano sujeto de derecho internacional.
El carácter religioso de la Orden de Malta convive con su plena soberanía.
Es decir, es una orden religiosa laica y un sujeto de derecho internacional, ya que la Soberana Orden de Malta mantiene relaciones diplomáticas con 104 Estados y la Unión Europea, y tiene un sitio de observador permanente en las Naciones Unidas. Es neutral, imparcial y apolítica.
Fundada en Jerusalén en el siglo XI, la Orden de Malta tiene una larga historia de defensa de la fe, de servicio a las personas vulnerables y asistencia a los enfermos bajo sus lemas: Tuitio Fidei et Obsequio Pauperum.
Esta historia de más de 900 años se refleja en su nombre completo: Soberana Militar y Hospitalaria Orden de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta.
Cuando los cruzados llegaron en 1099 a Jerusalén, el Beato Gerardo y sus seguidores estaban a cargo del Hospital de San Juan Bautista, edificado alrededor de 1050 para atender a los peregrinos que llegaban a Tierra Santa, así como a las poblaciones autóctonas, cristiana, judía o musulmana.
La Orden tuvo que asumir la defensa de los enfermos, de los peregrinos y del territorio cristiano.Su vocación es hoy en día cristiana y humanitaria, pues su papel militar cesó con la pérdida de su territorio en 1798.
La Cruz de ocho puntas representa las ocho Bienaventuranzas y es así un recuerdo visual de su compromiso y espiritualidad.
Desde 1834 Roma ha sido sede de gobierno de la Orden.
La Orden de Malta está presente en 120 países, difundiendo las virtudes cristianas de la caridad y de la hermandad, realizando obras de misericordia con enfermos y los más necesitados y excluidos de la sociedad, sin distinción alguna de religión, raza, origen ni edad.
Lleva adelante actividades en el campo hospitalario, incluida la asistencia social y sanitaria, y a favor de las víctimas de calamidades excepcionales y de guerras.
Está especialmente involucrado en ayudar a personas que viven en medio de conflictos armados y desastres naturales, proporcionando asistencia médica, cuidado de los refugiados y distribución de medicamentos y equipo básico para la supervivencia.
La Orden de Malta tiene 24.000 miembros y un Cuerpo de Voluntarios de 83.000 personas.
No persigue ningún objetivo económico o político y no depende de ningún otro Estado o gobierno.